Tranformando relaciones
25 Jun 2017

Abordando lo difícil de las relaciones

Primer taller del ciclo “Abordando lo dificil de las relaciones” en San Vicente del Raspeig
“A las mujeres nos cuestan especialmente dos cosas: una es reconocer cabalmente nuestras necesidades. No un poquito. No a medias. De verdad. Y por eso mismo también nos cuesta LA VIDA ponernos Limites. Si, lo he dicho bien. Ponernos límites a nosotras mismas: “con esto no puedo”; “a este precio es excesivo para mí”; “Necesito no ocuparme de nada ni de nadie y dedicarme a mirar el verde de una planta”..
Qué dificil! Si, a veces nos cuesta lo más sencillo. Y también nos cuesta decir que No. Poner límites no es quejarse. NO es enfadarse y luego no hacer nada al respecto. Y luego pasar la factura de otras formas más indirectas. No es así. Es preguntarse: ¿esto realmente puedo, realmente quiero hacerlo? ¿Y quiero hacerlo así?, o ¿que necesito para sentirme bien con ello? Y después expresarlo. O sencillamente decir que: No. Y si es que si, es con todo. Sin quejas.
Aprenderemos a reconocer cada una donde se resbala y que hace difícil cambiar. Siempre en un trabajo vivencial y práctico que nos ayude a vernos.
De estos y otros aspectos similares trataremos en el primero de nuestro pequeño ciclo con las mujeres de corazón verde, de san vicente de raspeig, esta vez sobre: la relacion con una misma: autocuidado, espacios propios, autogestion emocional, expresión de necesidades, autoreconocimiento, sin culpa y sin desconexion del otr@. “yo gano, tu ganas”. Poniendo conciencia sobre nuestros roles infelices.

Siempre digo que yo no elijo lo que hago. Que la vida elige por mí. Y la vida ha elegido que estuviera con este sorprendente grupo de mujeres que en medio de tantas dificultades a veces, sacan tiempo y ganas para reírse, y además están abiertas a seguir aprendiendo y descubriendo formas nuevas de vivir las cosas difíciles de las relaciones. Me sonrío al escribir, porque de eso no nos escapamos nadie. Esta vez la sesión se dedicó a como aprender a cuidarnos de muchas formas. Nos estiramos un ratillo. Meditamos. Exploramos algunos de nuestros Roles de mujer, los de siempre y otros nuevos que nos han caído encima, más si somos separadas con peques. Y encima Emprendedoras! Vimos lo que en ellos nos daba fuerza o nos la quitaba. Dimos pasos para traspasar algunos límites. Aprendimos un poco a sacar y gestionar la rabia, algo que a muchas mujeres tanto nos cuesta; expresar necesidades y limites y al mismo tiempo a escuchar un poco más al otro, en conflicto. Todo esto también es cuidarse. Cuidarnos. Gracias mujeres por recorrer este pedacito de camino juntas! Hasta nuestro siguiente encuentro: el próximo día 5!!